Beatriz Morillo: «El récord es para mis hijos»

Beatriz Morillo (Madrid, 1982) se lesionó de gravedad durante la Carrera de las aficiones en 2010. Una lesión de isquiotibiales la obligó a alejarse del atletismo de élite para siempre y ocho años después de aquel desafortunado momento, Beatriz ha entrado en el Libro Guinness de los récords haciendo, precisamente, lo que más le gusta: correr, aunque suele hacerlo de una forma no demasiado habitual.

El pasado 2 de junio completó la media maratón de Laredo en 1h28m29s (4:11min/km). De esta forma, conseguía ser la séptima mujer más rápida en cruzar la línea de meta. Aunque no lo hizo sola ni en las mismas condiciones que el resto de corredores, y es que Beatriz corrió los 21km empujando un carro doble en el que iban sus dos hijos, Valeria, de 4 años, y Gabriel, de 2. Este tiempo le ha servido para superar en más de 3 minutos el antiguo Guinness World Récord de 1/2 maratón con carrito doble que ostentaba la alemana Kerstin Bertsch. Una carrera que recuerda como una de las más duras. «Tuvimos que salir muy rápido. Los primeros metros a 3:30 m/km más o menos y, a partir de ahí, tuvimos que regular. Lo pasé fatal, los últimos 5/6km de carrera me sobraron» recuerda.

Beatriz Morillo cruzando la línea de meta en Laredo, momento exacto en el que consigue el récord.

 

El récord llegó en el segundo intento. Tras correr la Media Maratón de Madrid con sus hijos en el carro y estrenarse en la distancia, Bea vio que el récord era asequible. Así que decidió prepararse a conciencia para ello. «En verdad, todo empezó un poco de broma. Cuando hacía tiradas largas con mis compañeros de entrenamiento iba con el carro y todos insistían en que corriera una media, pero me daba miedo la distancia. Tenía claro que la primera quería correrla con mis hijos y en Madrid nos dimos cuenta que nos quedamos muy cerca, así que ya decidí tomármelo en serio» confiesa Morillo.

Una parte muy importante del récord -aunque sus nombres no aparezcan en él- son sus dos hijos. Sería imposible correr con ellos si los niños no disfrutaran tanto como su madre en carrera. «Les gusta mucho. De hecho, ahora que son más mayores cuando he terminado de entrenar me piden ellos empujar el carro y correr solos un poquito». Bea, que volvió a tomarse el atletismo con muchas ganas tras el nacimiento de Valeria, no se imagina su vida actual sin correr junto a sus hijos. «Cuando Valeria nació me costaba mucho separarme de ella y tenía a mis padres ocupados todo el día. Entonces, decidí comprarme un carro runner y empezar a correr con ella. Asi que cuando nació Gabriel tuve que comprarme un carro doble y aquí seguimos» explica sobre los inicios. Aunque los tres disfrutan muchísimo corriendo juntos, los niños crecen y esta práctica tiene una fecha de caducidad. «El carrito suele valer hasta los 4 años. Valeria es pequeñita, así que todavía entra perfectamente. Pero yo creo que a partir de 2020 ya, por lo menos, Valeria no va a caber. Además, cada vez pesan más, el peso del carro es de 45 kilos, que es un poco menos de mi peso. Así que ya les tocará empezar a correr a ellos solos» cuenta entre risas.

Casi tres meses después de lograr el récord, la propia protagonista sigue alucinando con el boom mediático que ha tenido su historia. Ella misma se sorprende de obtener mayor repercusión hoy en día como atleta popular que en sus días de atleta de élite. «Sabía que era algo anecdótico, pero no pensaba que fuera a tener tanta repercusión a nivel mediático. Me ha dado más reconocimiento hacer un Guinness con mis hijos que las grandes marcas que hacía antes» reconoce. De hecho, su intención al batir el récord era completamente distinta. «El récord es para mis hijos, para que dentro de unos años tengamos un gran recuerdo juntos» concluye.

Beatriz Morillo junto a sus hijos Valeria (4) y Gabriel (2).

El récord, unido al reconocimiento y al disfrute del ultimo año, ha llevado a Bea a recuperar las ganas por el atletismo. «Tener dos enanos, ser su espejo y que vean reflejadas en mi las ganas y la ilusión es muy bonito» afirma Morillo. Para la próxima temporada, Beatriz se ha propuesto una serie de objetivos -esta vez sin el carrito- que la harán exprimirse al máximo. «Mi ilusión es volver a un Campeonato de España, este año tenia mínima para competir en el 10.000, pero no pude compatibilizarlo con la familia. También haré cross con mi club, que somos actuales campeones Máster de España, y por último trataré de mejorar mis marcas».

Más allá del récord, algo anecdótico como recuerda Bea, lo que esta madre y atleta, profesora de Educación Física, busca con su historia es servir de ejemplo a más madres. De hecho, no quiere que la gente se quede únicamente con el hecho de conseguir el récord. Busca demostrar que es posible pasar tiempo con tus hijos a la vez que se hace deporte «Era una de mis iniciativas. Cuando te gusta y amas el deporte buscas el momento, aunque te tengas que llevar a los niños a cuestas» afirma. Además, la diversión de los niños es incluso mayor que la de los padres. «En mi caso es una tranquilidad y un disfrute. Vamos hablando, cantando, me cuentan su día en el cole. Son un gimnasio rodante» concluye.

A pesar de buscar ser un ejemplo para más padres y madres, su principal objetivo es servir de ejemplo para sus hijos. «Es una actividad genial para demostrarles que las cosas cuestan, la capacidad de sacrifico, de no rendirse y que quien quiere algo, algo le cuesta. Hay muchas veces que mi hija me dice «mamá, no me gusta que te pongas cansada» muy preocupada» explica.

 



A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar