Alberto Edjogo-Ewono: «En esta etapa disfruto todos los días como si fueran el último»

La vida de Alberto Edjogo-Owono (1984, Sabadell) cambiaría por completo -ni él mismo se imaginaba cuanto- con 18 años. Jugando en División de Honor Juvenil, recibió la llamada de la selección de Guinea Ecuatorial para representar al país africano. Hoy, 15 años después, Alberto es uno de los analistas y comentaristas más respetados a nivel nacional, así como uno de los máximos conocedores del deporte rey en el continente africano. En El Entrevistador, hemos tenido el placer de hablar con él.

Hijo de un ecuatoguineano y una granadina, Alberto nació, creció y dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol en Sabadell. El pequeño de tres hermanos muy futboleros, su hermano Juvenal llegó a jugar en 2ª división y fue internacional en 36 ocasiones con Guinea Ecuatorial, recuerda su vida pegada al balón desde muy temprano. «Desde que tengo uso de razón. Mi hermano tenía 11 años y yo con 3 o 4 ya iba detrás de él con una pelota chutando a la pared o buscando amigos para jugar». 

En División de Honor Juvenil y cedido en el Granollers recibe la llamada de Guinea Ecuatorial. «En Guinea Ecuatorial no había apenas infraestructura ni un fútbol base estructurado, por lo tanto recurrieron a llamar a hijos de ecuatoguineanos. En el primer momento, fue un shock, pero después una alegría tremenda. Se trataba de un reto tanto vital como profesional. Nunca me lo pensé, dije que si desde el primer momento»Por aquel entonces, la Nzalang Nacional no contaba con futbolistas que acudieran regularmente a las convocatorias de la selección, por lo que Alberto fue el primer paso hacia la consolidación de una base futbolística en la selección. Tras él, debutaron otros jugadores españoles con ascendencia ecuatoguineana como Rodolfo Bodipo, su hermano Juvenal o Javier Balboa. Pese a la importancia de aceptar la llamada de la selección, Alberto no considera que sea la decisión más influyente de su carrera. «No, no lo es. La selección es algo auxiliar. Seguramente haya sido la más acertada,  pero me ha aportado más a nivel vital y emocional que a nivel deportivo. De hecho, a nivel de clubes creo que me ha cerrado alguna puerta».

Los inicios de Alberto en el mundo de la comunicación comienzan durante su etapa como futbolista. Como consecuencia de sus viajes con la selección, decide abrirse un blog para hablar sobre fútbol africano. «Cuando llegué a países como Gabón o Madagascar todo era nuevo para mí y no sabía nada de estos sitios. Hay una gran pasión por el fútbol y me di cuenta que en España nadie explicaba nada sobre el fútbol africano, así que decidí comenzar a contarlo yo. El objetivo era acercar la cultura futbolística africana a España»Este fue el inicio de su posterior etapa como analista de fútbol africano en los medios de comunicación. «Gracias a mi blog, Axel Torres me llamó para colaborar en «Planeta Axel» haciendo un repaso del fútbol africano en 2010, aprovechando el primer Mundial que se disputaba en África. Al principio, tenía muchas dudas porque no tenía ningún tipo de experiencia en comunicación, pero me lancé y salió bien. Al año siguiente me volvió a llamar para repetir y a partir de aquí, empecé a colaborar en más medios como Radio Marca, Catalunya Radio, Rac1 o la COPE para comentar fútbol africano y algún partido de 2ª división».


«África me ha enseñado a dar el 100% siempre. Por ti y por todos a los que les gustaría estar en tu lugar, pero no pueden»


 

Resulta sorprendente que la influencia que ha ejercido África en la vida de Alberto haya sido mayor tras su retirada del fútbol profesional que durante su etapa como jugador. «Desde luego, cuando lo veo con perspectiva no tengo ninguna duda de que así ha sido. Sin el blog y sin esta experiencia no estaría donde estoy ahora». Dicha influencia es innegable, África es un continente que sorprendió al sabadellense desde el momento en poner un pie en territorio africano. «A nivel positivo me quedo con la gente, siempre tienen ganas de ayudar a los demás y de hacerte sentir cómodo. A nivel negativo: con el desastre organizativo»El Alberto que llegó a África no es el mismo que se fue, tal y como él mismo nos confiesa «África me dio un punto de humildad enorme, me enseño a valorar las cosas, el valor de la responsabilidad y a dar el 100% de mi mismo siempre»Si tiene que quedarse con uno de todos los momentos y vivencias que ha experimentado en el continente africano, Alberto lo tiene claro. «Un partido clasificatorio para los JJOO de Pekín contra Gabón en su país. Guinea y Gabón siempre han estado enfrentadas por tema territorial -Guinea era colonia española y Gabón francesa- ya que al repartirse ambos países, una parte de Guinea quedo bajo dominio gabonés. Muchos guineanos viven allí como ciudadanos de segunda clase. Conseguimos ganar ese partido 1-2 y pasar de ronda. Pues al acabar el partido como unos 500 ecuatoguineanos nos rodearon, nos abrazaban y no dejaron de agradecernoslo, e incluso nos ofrecían el poco dinero que tenían en los bolsillos como agradecimiento. Es uno de los días más emocionantes de mi vida, porque al final de todo lo que te queda es la gente».

Todos estos aprendizajes y vivencias, tenían lugar mientras Alberto se daba cuenta que su carrera como futbolista no iba a llegar más lejos de donde ya se encontraba. «Me di cuenta que mi carrera ya no podía ir a más y volví a Barcelona para acabar mis estudios universitarios». Graduado en ADE, Alberto ha compaginado trabajos relacionados con sus estudios con su faceta comunicativa. «Hasta hace 6 meses combinaba mi trabajo en Bein y Gol con un trabajo en una multinacional. Al final, tuve que tomar una decisión y terminé decantándome por la comunicación. No era sano trabajar 70 horas a la semana» Pese a ello, tiene claro que su estancia en el mundo comunicativo tiene fecha de caducidad. «Lo que estoy haciendo ahora es una etapa de paso, no tengo en mente que sea mi trabajo para siempre. Lo disfruto cada día como si fuera el último. Lo veo como un hobby, eso sí, un hobby que me da para comer». Al preguntarle donde se ve dentro de 10 años, solo tiene una cosa clara, «espero que mi futuro esté ligado al fútbol, no sé en que ámbito pero con el fútbol como hilo conductor». 

Alberto junto a su hermano Juvenal en una convocatoria de la selección ecuatoguineana. Foto: Panenka.org


Obligándole a poner sobre una balanza su etapa como futbolista y la actual como comunicador, ni el propio Alberto sabría cual escoger. Por un lado «jugar al fútbol es lo más divertido que hay», aunque nos confiesa que hubo un momento en el que «cuando el sacrifico es mayor a la recompensa, dejas de disfrutarlo»Le resulta imposible escoger una de las dos por encima de otra y concluye diciendo que «la etapa que más he disfrutado ha sido la de futbolista, pero en la que más valor puedo aportar es en la de la comunicación».

Por último, le hicimos dos preguntas rápidas:

¿Cómo definirías el fútbol africano en una frase? «Alegría sin mucho orden»

¿Tres mejores jugadores africanos de la historia? «Weah, Eto´o y Yaya Touré y Drogba, al mismo nivel»

 

 

 



A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar