Héctor Fernández: «En esta profesión hay una cuota de ego descomunal»

 

Para comenzar con la aventura de «El Entrevistador» hemos tenido el placer de entrevistar a Héctor Fernández, uno de los periodistas más influyentes del panorama nacional. Actualmente Héctor dirige el programa deportivo de los fines de semanas de OndaCero, el RadioEstadio. Su labor no sólo se limita a las ondas, también colabora con FOX Deportes de EEUU y con BeIn Sports de España.

También les ofrecemos la entrevista en escrito, para que puedan disfrutarla como prefieran.

P- ¿Que le lleva a escoger la profesión de periodista?

Es algo vocacional, si no lo tienes complicado. Conozco muy poca gente que quiera ser periodista y no sea por ello. Bien porque ha leído Territorio Comanche de Reverte, porque ve los documentales de Sistiaga o Salvados. Mi motivación es la parte más romántica del Periodismo, que es la de contar historias. Contar historias y contarlas bien, que al fin y al cabo es una de las profesiones más antiguas del mundo.

P- Comenzaste como charcutero en Vitoria, ¿no es mucho contraste con los micrófonos?

Bueno, decir que empezé como charcutero es mucho decir (entre risas). Mis padres son charcuteros y cuando no quería estudiar pues me tocaba ir a deshuesar pollos, pero no llegué a ejercer nunca de ello.

P- ¿Qué te llevo a iniciarte en la radio y no en otro medio?

Yo hice tele, aunque, evidentemente, empecé en la radio. También es verdad, que mis inicios no son los convencionales. Una persona comienza a currar en esto estudiando la carrera, haciendo las prácticas y buscando un sitio donde hacerte un hueco. Yo sin embargo, empecé en la radio antes de comenzar a estudiar Marketing, que fue lo que estudié. En mi caso, se dieron un cúmulo de circunstancias, aunque la fundamental era que siempre me ha encantado la radio. Como se cuentan las historias en la radio me parece la rama más pura del Periodismo.

P- Nos has dicho que estudiaste Marketing, ¿entonces no has estudiado nunca Periodismo?

No, estudié Marketing. Yo me sentía lo suficientemente recompensado con entrar gratis a Mendizorrotza, en mi cabeza nunca entró que pudiera vivir de esto. Lo tomaba simplemente como mi parte de ocio, mi juguete. Mi plan era acabar de estudiar Marketing y comenzar a estudiar Periodismo, pero, cuando me quise dar cuenta estaba subido en un barco del que no me podía bajar.

P- ¿Cómo llegaste a Radio Popular?

Mi vida tiene varios puntos de inflexión y este es uno de los más importantes. Entré porque una persona llamada Satur Vivas pensó que yo podía aportar algo en las retransmisiones del Alavés. Había coincidido alguna vez con él y un día me lo encontré en un paso de cebra, me hizo la propuesta y, a los pocos meses, estaba en el Camp Nou retransmitiendo un partido.

P- Tras esta estancia en Radio Popular, diste otro paso y llegaste a Onda Cero Vitoria. ¿Cómo fue tu llegada?

Di varios tumbos de un lado a otro. Estuve haciendo las prácticas de la carrera en la radio en la que locutaba los partidos y de allí me fui a la televisión local de Vitoria donde presentaba un programa oficial del Alavés, que coincidió con el año que el Alavés jugó la final de Dortmund. Unos meses después se canceló el programa y me fui a una revista de economía como parte del equipo comercial. Estuve mucho tiempo fuera y un día, la que era por aquel entonces, mi pareja me dijo algo así como que cada paso que daba fuera del trabajo era una acción comercial. Ahí me paré a pensar y decidí sacrificarlo todo porque quería estar más cerca del mundo del Periodismo y Onda Cero me ofreció la posibilidad de hacerlo.

P- ¿Cómo surgió la posibilidad de empezar a trabajar en «Al Primer Toque»? ¿Fue mucho contraste?

Desde mi primera llegada a Onda Cero hasta «Al Primer Toque» me pasaron dos cosas fundamentales. Una fue que por motivos personales decidí marcharme de Onda Cero y al poco tiempo comencé a trabajar en la COPE. Más tarde, me ofrecieron ser jefe de deporte en Onda Cero Vitoria y acepté el puesto. Al poco tiempo de volver, en un viaje a Moscú en el que el Baskonia jugaba la final-four de la EuroLiga, Albert Arranz me dijo que eso me quedaba pequeño. Yo no le di mucha importancia y me lo tomé como una simple motivación. Al año siguiente, Baskonia se volvió a meter en una final, pero yo ya llevaba un año pensando que podía pasar algo importante con mi futuro. Ese verano, en 2006, me trasladaron a Madrid para coordinar el fin de semana y, más tarde, producción internacional. Hasta que 6 años después me ofrecen el programa de la noche.

P- Dirigiendo el programa de la noche, ¿qué objetivos perseguías?

Ser feliz. Mi aspiración en la vida no va más allá de ser feliz. Al mismo tiempo, entiendo que en esta profesión hay una cuota de ego descomunal y la gente parece que necesita constantemente que se hable de ellos. Yo, sinceramente, esa parte no la quiero. De hecho, la casa cuando empecé a hacer «Al Primer Toque» me propone crearme un personaje EGM, que consiste en pasar de ser alguien desconocido a la necesidad de ser conocido. Eso choca con mi carácter. Lo mejor de esto es ser parte de un equipo, que se reconozca nuestro trabajo, que la gente se escuche y se pase bien.

P- Durante tu etapa en «Al Primer Toque» hubo buenos momentos, pero destacamos la entrevista a Pelé. ¿Qué supuso para ti entrevistar a Pelé?

Había 50 televisiones y Cosmos y la gente de Pelé puso a Al Primer Toque los primeros del mundo. Ellos tenían 3 minutos y nosotros 10. Todo eso porque APT era un programa limpio, honesto y que hablaba de deporte. Le dimos unas camisetas para firmar, había un balón que él tenía en los pies, y nos dijó: ¿Esto también lo tengo que firmar? Sí, sí. Coge, firma el balón y claro el balón era de la tienda. Llegué, le di la vuelta a la firma y fui a la caja y dije: ¿Cuanto cuesta?. 20 dólares. Los saqué, lo pagué, cogí el balón y le dí la vuelta, y le dije ¿y ahora? Y claro, yo tengo firmado ese balón en mi casa. Una anécdota bastante curiosa.

P- Nos han chivado que llegaste a colgar el teléfono de un deportista para evitar que se adelantara la competencia, ¿cómo fue exactamente?

Yo no quería, me mandaron a casa de un jugador del Alavés para que Joserra, que en aquel momento era la competencia, no pudiese entrevistarle.

P- Has cubierto 2 Mundiales y 2 Juegos Olímpicos, ¿cubrir eventos de tal magnitud es lo máximo para un periodista?

Si yo ahora digo eso y luego la gente no consigue llegar tampoco hay que sentirse frustrado, pero es verdad que yo entiendo que la aspiración de un periodista deportivo tiene que ser unos juegos, no hay una tabla más importante de medir que unos juegos. Tu llegas, te pones,  sacas tu ordenador.. y claro llegas y te quedas ¿vale, y ahora esto como se cuenta?. Tienes que narrar el descenso de Maialen Txourraut para ganar una medalla, te pones, preguntas a gente de al lado, controlas un par de tecnicismos. Ahí es donde te mides como profesional.

P- El cambio de Vitoria a Madrid fue motivante, ¿fue decepcionante ser relegado desde «Al primer Toque» a un espacio de media hora como»La Brújula»?

No, sería un ególatra si sólo pensara que pobre Héctor Fernández que le han quitado un programa. Asumí que el que venía a OndaCero era el número 1, y que era una ocasión. Lo vi como una oportunidad de volver a hacer un formato rápido y además me ofrecía la posibilidad colaborar con otros medios, que eran cosas que había perdido.

P- En los últimos años has ido diversificándote. Radio, TV, has abierto un canal de YouTube, Ivoox.. ¿Lo consideras como renovarse o morir?

Es innovar, lo de Ivoox es algo que me gusta mucho, lo utilicé como una válvula de escape. Hay que renovarse, ver nuevos formatos de comunicación y hay que abrirse absolutamente a todo.

P- Tuviste un cruce de acusaciones con De la Morena unos meses antes de su llegada a Onda Cero. Aunque ahora se ha solucionado, ¿cómo lo llevasteis al principio?

Recientemente Gorka Zumeta, que tiene una página web de radio fue la primera persona que me pregunto sobre esto. Hasta ahora nadie me había preguntado. Nadie me había llamado para preguntarme, y los que llamaron fueron los que precisamente incurrieron  en los errores que se produjeron. A día de hoy siguen ahí, y por supuesto a la gente que trabaja así no les voy a atender. La entrevista a Piqué no fue fallida, Piqué vino aquí a los estudios de OndaCero y la hizo. El día anterior, nosotros fuimos a la federación y había un medio que había grabado una entrevista el día anterior de una manera que ellos no querían. Entonces este medio presionó, para que nosotros no pudiéramos entrar en las instalaciones de la RFEF a hacer la entrevista. Pero ese medio no era la SER, y De la Morena no estaba allí. A la noche lanzé un mensaje creyendo que la gente lo iba a entender y en realidad no tenía ni idea. Fui cañero y dije que me desagradaba mucho la gente que se dedica a presionar a los demás. Alguien fue donde Joserra y le dijo que esas palabras iban contra él, porque a la misma hora él había tenido un conflicto con la RFEF, cosa de la que yo me enteré después. Pues llegó Periodista Digital e hizo esa noticia, que el cruce de acusaciones era entre De la Morena y yo, cosa que era irreal. Llamé a Joserra porque es verdad que él me da una hostia a mí.  Y entonces se acabó. Yo ese día se lo aclaro a la gente de Periodista Digital y ellos prefirieron mantener una noticia que daba clicks y daba morbo. Es irreal, como el día que a alguien le dio por decir que mis padres eran directivos de Atresmedia y por eso yo estaba aquí.

P- Una gran parte de la opinión pública critica a Piqué continuamente, sobre todo hoy en día con el tema del independentismo. Tú que le conoces muy bien, ¿cómo es realmente Piqué?

Son tiempos difíciles para decir lo que voy a decir, pero yo conozco a un tío ultra inteligente, con una capacidad de generar ideas abrumadora y, sobre todo, es alguien que tiene ganas de ver un periodismo que suma. De cara a la gente es una persona top. Luego, puedes estar de acuerdo con su ideología o no.

P- Tres palabras: Pitterman, Tebas, Alavés. ¿Sabes por donde van los tiros?

Sí, desastre. Lo que hicieron, Tebas como elemento profesional de esa pirámide y Piterman como elemento desastroso para el destino de mi equipo es la etapa más negra del Alavés. Pasaron cosas gravísimas. Vi cosas increíbles, un día me llamó Piterman para decirme que iba a contar en los medios que yo era homosexual. De hecho hizo un comunicado firmado por el club. Me dijo, llama a tu madre y cuéntaselo primero. Yo estaba flipando.

Continuará…

Desde El Entrevistador queremos agradecer las facilidades que nos puso Héctor Fernández para la realización de la entrevista y el trato tan cercano que tuvo con nosotros. En las próximas fechas, subiremos más contenido relacionado con nuestro encuentro con Héctor, estad atentos.

Desde El Entrevistador, muchas gracias Héctor y ¡Goazen Glorioso!

 

 

 



A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar